miércoles, 22 de octubre de 2008



Tu eres el milagro
de esta inyecciòn de vida
que me vuelve a dar
las rosas ya perdidas.

Mantienes la ilusiòn
y el sentido de la vida.

El ocaso no se vislumbra.
Cada dìa es un renacer
y yo un ser nuevo ante la vida.

Aurora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada