miércoles, 16 de noviembre de 2011

¿Sabes valorar tu amor?




Cuentan que una bella princesa estaba buscando esposo.
Esta princesa era una joven muy bella físicamente, tenía muchas riquezas, y siempre alcanzaba lo que quería. Aristócratas y adinerados señores habían llegado de todas partes para ofrecer sus maravillosos regalos.
 Joyas, tierras, ejércitos y tronos conformaban los obsequios para conquistar a tan especial criatura.
Pero entre los candidatos se encontraba un joven aparentemente plebeyo, que no tenía más riquezas que amor sincero y perseverancia. Cuando le llegó el momento de hablar, dijo: 

-"Princesa, te he amado toda mi vida desde que te conocí. Como soy un hombre pobre y no tengo tesoros para darte, te ofrezco mi sacrificio como prueba de amor...
Estaré cien días sentado bajo tu ventana, sin más alimentos que la lluvia y sin más ropas que las que llevo puestas...
Esa es mi dote..."
La princesa observó al muchacho, no tenía el perfil ni la blancura en la piel que ella anhelaba en un joven, ni las joyas de aquellos adinerados pretendientes, el muchacho no le llamaba la atención pero conmovida por semejante gesto de amor, decidió aceptar: -

"Tendrás tu oportunidad: Si pasas la prueba, me desposarás".
Así pasaron las horas y los días. El pretendiente estuvo sentado, soportando los vientos, la nieve y las noches heladas. Sin pestañear, con la vista fija en el balcón de su amada, el valiente vasallo siguió firme en su empeño, sin desfallecer un momento. De vez en cuando la cortina de la ventana real dejaba traslucir la esbelta figura de la princesa, la cual, con un noble gesto y una sonrisa, aprobaba la faena.

El muchacho tomaba fuerza cada vez que veía a la princesa observarlo, ese era su alimento diario, algunas mínimas muestras de atención que su amada daba.
Todo iba a las mil maravillas. Incluso algunos optimistas habían comenzado a planear los festejos.
Al llegar el día noventa y nueve, los pobladores de la zona habían salido a animar al próximo monarca. Todo era alegría y felicidad, hasta que de pronto, cuando faltaba una hora para cumplirse el plazo, ante la mirada atónita de los asistentes y la perplejidad de la princesa, el joven se levantó y sin dar explicación alguna, se alejó lentamente del lugar.

Unas semanas después, mientras deambulaba por un solitario camino, un niño de la comarca lo alcanzó y le preguntó a quemarropa:
 -"¿Qué fue lo te que ocurrió?...
Estabas a un paso de lograr la meta...
¿Por qué perdiste esa oportunidad?... ¿Por qué te retiraste?..." 

Con profunda consternación y algunas lágrimas mal disimuladas, contestó en voz baja: 
-"Mi amada princesa no me ahorró ni un día de sufrimiento...
Ni siquiera una hora...
Ella... no merecía mi amor..."


¿Y tu?
¿Cuanto te valoras?
¿Cuánto valoras tu amor?
Ama sin límites,
ama con toda tu fuerza,
con todo tu ser,
con toda tu esencia!
... pero deposita tu corazón en quien realmente te merezca.

-Carlos-

8 comentarios:

  1. Hermosa historia Carlos y el añadido toda una filosofía , un arte para vivir.
    muy hermoso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola, Carlos:

    Qué buena lección para la orgullosa princesa, el amor hay que merecerlo no ganarlo con prebendas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un cuento muy bello con una gran lección, el amor debe ser mutuo si ella lo hubiera amado jamás habría permitido tal sacrificio, me encanto el final, muy lindo Carlito, hacia mucho que no te leía.
    Un gran abrazo con mucho cariño, que tengas una linda semana amigo.

    ResponderEliminar
  4. Exelente historia, muy tierna por cierto.
    Siempre hay que apostar al amor, abrazos!

    ResponderEliminar
  5. Primero, pedir mil disculpas por mi ausencia que no ha sido voluntaria.
    Una vez cumplido esto, vuelvo a llenar me de enseñanzas y amor al entrar por vuestra ventana.
    Preciosa historia que muchas veces deberíamos recordar en la travesí sin fin del amor.
    Mi beso, mi enorme cariño y mi recuerdo cada día.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto la princesa no se merecía su amor, no merecía tanto sacrificio por ella, una mujer que deja sufrir a un hombre tanto no se merece a ese hombre.
    Bonita historia la que nos has contado, real como la vida misma.
    Gracías por compartirla con nosotros.
    Besos de tu amiga Demofila

    ResponderEliminar
  7. Lindo o seu blog. estou recomeçando, ou seja,o outro desapareceu. Você me segueria?

    ResponderEliminar